Estudia canto y vive la experiencia de cientos de ganadores del Grammy

La Escuela de Canto #1 de Hollywood ahora en México

"It's not just about singing, it's about living the dream"

 

¡Regístrate para recibir el blog, castings y eventos!






Font size: +
14 minutes reading time (2736 words)

¿Tus sueños te hace más alto, fuerte y mejor que antes?

Antes de comenzar este blog, quiero decirles a todos que me da mucho gusto volver a escribir acerca de los sentimientos que como cantantes podemos expresar por medio de la música, y hoy en especial yo les explicaré lo que el cantar ha significado en mi vida, el proceso que he tenido que seguir para entender cómo hacerlo de la mejor manera y por último lo que pude aprender este año en el Summer Camp de Hollywood al cual asistimos los coaches y alumnos de IVT. Así es que espero no aburrirlos sino al contrario, compartiendo lo que me ha llevado a lo que ahora soy y tengo.

Creo que empezaré por el final, haciendo relación a lo que aprendí hace 2 semanas después de convivir y compartir momentos con los mejores cantantes, productores y gente que se dedica al canto a nivel mundial. Y la historia comienza...

Antes de salir en el avión junto con mi novia, de la cual hablaré en unos momentos y quien es la parte fundamental de mi desarrollo profesional, y con todos los coaches y alumnos que fuimos al curso, no sabía qué nos esperaba este año, a quiénes conoceríamos y a cuántos de nosotros nos cambiaría la vida y la forma de ver la música esas dos semanas en Estados Unidos. Sólo podía ver las caras de todos emocionados subiéndose al avión para comenzar posiblemente la mejor aventura de sus vidas, y a pesar de que yo era el líder en ese momento, me sentía como un alumno más que quería ser inspirado por el sueño que todos trataban de seguir.

Ahora regresaré años atrás, cuando comencé con el sueño de ser cantante. Hago esto ahora porque desde que regresamos no ha habido un día en que no piense el porqué quise serlo y el cómo después de tanto tiempo sigo aquí todos los días dedicándome a esta hermosa profesión.

Recuerdo que cuando decidí serlo perdí todo, ese es probablemente lo que más me viene a la mente cada vez que vuelvo el tiempo atrás, perdí amigos, perdí a la familia y todo lo que existía en mi vida cuando era más joven. Yo era el peor cantante que alguien pudiera haber escuchado jamás. ¡¡¡Era muy desafinado, no sabía que existían agudos, parecía un muerto en el escenario, no tenía ritmo, estilo, ángel, nada!!! Y recuerdo cómo un día a los 12 años me presenté en un evento tocando la guitarra y cantando al mismo tiempo en una plaza al sur de la Ciudad de México y mi papá me grabó. A los pocos días cuando alguien iba a la casa de visita mi hermano ponía el video para amenizar la fiesta, y no olvido cómo todos reían sin parar diciendo que era lo más horrible que podían haber escuchado jamás. Y posteriormente sólo se burlaban de mí. Yo en ese tiempo era muy chico y sólo sentía ganas de llorar con todas mis fuerzas, sabiendo que nunca podría ser cantante y que tal vez lo mejor era dejar de soñar en eso.

 

Pasó el tiempo y nunca tuve la oportunidad de ir a una escuela para aprender a cantar o tocar algún instrumento, ya que mi papá me lo prohibió, pues tenía que estudiar algo de verdad, ya que si era músico o cantante moriría de hambre y no sería nadie en la vida. Tal vez a muchos les suene familiar esa frase… Y decidí ahorrar por varios años, considerando lo que mi papá me daba en ese tiempo para la cooperativa de la secundaria, que era de 50 pesos a la semana. Eso multiplicado por 48 semanas da 2400 pesos. Así es que ahorré eso todo el año sin gastar un peso y pude comprar una guitarra eléctrica con un pequeño amplificador para practicar y cantar, en conjunto con un mini teclado que me habían regalado de navidad cuando tenía 7 años. Ese era mi equipo de entrenamiento, ahora sólo necesitaba alguien que me enseñara.

Compré un libro para teclado llamado “Teclado fácil” y aprendí a tocar los acordes, luego unas cuantas melodías y luego comencé a sacar canciones de artistas que me gustaban como Billy Joel, Elton John, etc. Imagínense eso en el mini teclado. Mi papá rara vez estaba en la casa, así es que practicaba unas 5 horas diarias, sólo tocaba y tocaba. Igual que con la guitarra, compraba partituras en el mercado del Chopo (al cual debo aceptar que me daba mucho miedo ir yo sólo con un amigo que también le gustaba la guitarra) y sacaba todas las canciones y solos de grupos como Guns n´ Roses, Metallica, etc.

Y un día alguien se enteró que tocaba y me mandaron llamar de difusión cultural de mi escuela para decirme que tocaría el piano en un evento, y en el gran auditorio. Mi reacción en ese momento fue de alegría y dije que sí sin pensarlo, pero cuando llegué a mi casa estaba aterrado, porque jamás había tocado un piano, no se comparaba con mi mini teclado que le dejaba apretado el acorde y me daba el ritmo. Lo peor es que tocaría la canción de “Piano man” de Billy Joel. Y mi decisión fue enfrentarme a eso y comencé a practicarla hasta que mis ojos se cerraban, una y otra vez hasta el día de la presentación simulando que mi tecladito era el piano.

Llegó el día y toqué como nunca hubiera pensado. La gente se paró a aplaudirme y fue ahí cuando me di cuenta que tenía algo para lograrlo. Poco después me volví el músico de la secundaria, pero mi pasión era cantar y seguía siendo el peor que puedan imaginarse, así es que al entrar a la preparatoria mi hermano entró a la universidad y logró obtener una beca donde le daban un poco de dinero. Así es que un día llegó y me dijo que tenía para pagarme clases de canto, pero que mi papá no se enterara. Así tuve mi primer maestro y comencé a practicar todos los días. Poco después mi mamá ayudó a la causa sacando lo que podía del gasto. Y así pasaron los siguientes años. Aprendí ingeniería en audio, aprendí a cantar un poco, sabía piano, guitarra y comencé a producir mis propias cosas. Y el 95% de eso fue de manera autodidacta.

En ese momento aunque mi mamá y mi hermano me ayudaban un poco con los pagos, sentía que nadie creía en mi aún porque pensaban que era un hobbie y algo que sería pasajero. Sin embargo yo jamás me detuve ni pensé en hacerlo, pero mi mayor razón nunca fue el querer ser famoso, mi objetivo, y esto es lo más importante, fue querer cambiar a las personas que me escuchaban y de esa manera cambiar al mundo.

Sonaba muy iluso y soñador, pero hoy sigo pensando exactamente lo mismo. Y eso es lo que me ha llevado hasta el día de hoy. Muchos años después, hace tres semanas exactamente, estaba sentado con uno de los mejores productores de todos los tiempos, Patrick Leonard, quien creó prácticamente a Madonna, a Pink Floyd, a Bon Jovi y a cientos de artistas que hoy son íconos de la música. Al estar sentado frente a él escuché atentamente sus palabras cuando dijo que lo más importante en su vida para ser el mejor había sido el sacrificio de nunca tener amigos por estar practicando 10 horas diarias el piano desde que era niño, y que si su música no cambiaba en algo a las personas entonces no tenía sentido. Nos mostró una gran cantidad de artistas y analicé esas canciones en youtube. Todos mostraban su pasión y el corazón en lo que cantaban y eso a su vez hacía que los demás se identificaran tanto que vivían la canción al mismo tiempo.

Conocí a un gran hombre en ese viaje, Andre Devon, un cantante excepcional que tocó el corazón de todos sin ser famoso, tan sólo era un alumno más que contó su historia con una mirada. Fue sorprendente lo que pasó el día que cantó en el Open Mic. Cada vez que lo veía en el curso estaba arriba del escenario haciéndole coros a todos los participantes, ayudándoles en las clases a sacar sus canciones, siempre con una sonrisa y explicándoles que todo estaba en el corazón y en el alma. Así es que el día que cantó todos se pararon desde el principio cuando salió al escenario y comenzaron a aplaudirle y a señalarlo de una manera muy especial, de la misma manera que él señalaba a todos para decirles: “eres el mejor”. Yo nunca había visto algo así, en verdad fue como un momento de película.

 

Andre Devon and Eddie Robson - VocalizeU AI 2012

 

Tuve la oportunidad de grabar los ojos de Andre al cantar, pues me encontraba muy cerca del escenario. Y tal vez gracias al zoom de la cámara pude sentir lo que trataba de decir con su mirada. Posiblemente me confunda, pero sus ojos me dijeron que su vida había sido como la mía, y como la de la persona de un lado, y la de atrás, y la de adelante, y como la de todos en ese auditorio. Una vida en la que la gente no cree que lo lograremos, en donde encontrar el apoyo de alguien es de uno en mil millones, y en donde todos los que estaban ahí era porque lo habían soñado alguna vez cuando eran niños y ese era el día en que los sueños de estar en el mejor curso de canto del mundo en Hollywood se hacían realidad.

Yo por mi parte en ese momento me consideré el hombre más afortunado del mundo y comprendí varias cosas muy importantes, por lo que saqué una lágrima mientras Andre cantaba. Entendí que nunca hubiera podido llegar hasta ese punto sin ese día en que canté horriblemente en la plaza cuando tenía 12 años, pues eso me dio la fuerza para comenzar a luchar, ya que si nunca me hubiera equivocado y nadie se hubiera burlado de mi, nunca hubiera querido ser el mejor. Entendí que todo el camino difícil había hecho que valorara todos los logros que hoy en día tengo, y que mi sueño y mi objetivo eran reales, el que alguien con su voz y con una canción pueden cambiar al mundo. Entendí que mi novia, quien estaba sentada junto a mí era la inspiración para seguir adelante todos los días sin derrotarme, pues jamás ha dejado de creer en que el amor y el corazón lo pueden todo. Y aunque sé que no soy el mejor novio del mundo, ni el mejor hijo, ni el mejor hermano, ni el mejor amigo, hay alguien que comparte mi dolor y mis éxitos a cada momento, así es que por qué yo no habría de hacerlo también por ella y por cada alumno que llega a IVT  o que se cruza en mi camino.

Y hoy después de meditarlo mucho y haber pasado por los momentos más difíciles de mi vida y más felices también, puedo decirles que la fórmula para ser grandes artistas no es ir a comprar el mejor vestuario y gastarse miles de pesos, no es tener los dientes o la nariz perfecta, no es saber cómo caminar en el escenario, no es qué tan marcado tengan el abdomen… Es cuántas veces le sonríen a la vida, a las personas que están frente a ustedes, es cuánto tratan de ayudar a alguien y no lo critican sino lo corrigen y al final lo señalan diciéndole que es el mejor, es cuánto valoran las cosas buenas que les han pasado en la vida y no se quejan de las malas, y cuánto reconocen que las personas que están a su lado, ya sea su pareja, sus familias, sus amigos, etc., significan para que sigan adelante y nunca se den por vencidos, porque siempre habrá alguien que los inspire a ser mejores. Para mí esa persona es mi novia, quien siempre será la mejor para mí y sin la cual tampoco yo estaría aquí hoy después de tantos años.

Este era el momento de agradecerles a todos los que han hecho que mi vida sea hermosa, recordando una vez más el porqué estoy aquí y por qué seguiré hasta el final tratando de buscar momentos como los que viví hace dos semanas. Así es que les pido que vayan a decirle ahora mismo a esas personas cuánto les agradecen su ayuda, y que traten de hacer cambiar de opinión a los que no los apoyan, pero eso será demostrándoles que ustedes tienen un corazón más grande que el de cualquiera. Sonrían todo el tiempo y recuerden que todos tenemos errores, pero no hay nada que no se pueda arreglar cantando una hermosa canción.

Les dejo la canción que Andre cantó ese día, la cual se llama: “Taller, stronger, better” cantada en su versión original por Guy Sebastian. He escuchado esa canción unas 500 veces estos días. Les dejo una parte de la traducción para que entiendan por qué significó tanto para mi, y después escuchen una parte donde grabé de Andre e imaginen un auditorio lleno de cantantes iguales a ustedes escuchando de una persona común y corriente que sí se puede lograr, pues ya todos ustedes por el hecho de buscar un sueño son “más altos, más fuertes y mejor que antes”.

 

 

Si no puedes ver el video da clic aquí

 

Taller, Stronger, Better (traducción) – Guy Sebastian

 

He conocido a la oscuridad

llevado por la noche.

La soledad estaba en mis brazos.

He estado destrozado…

Empecé en sus ojos

El vacío que me dejó esta cicatriz.

 

Pero he escuchado tu voz

llamándome en el frío.

 

CORO:

Y ahora puedo volver a vivir.

He sido elegido para correr con el viento.

Puedo ir más alto, sé que volaré…

Soy más alto, soy más fuerte, soy mejor que antes.

 

He caminado a través del fuego por lo que podría llegar a ser.

Todo lo que me dijeron que podía ser…

Y ahora mi respiración tiene una razón,

mi cielo tiene un sol,

porque en ti he encontrado todo lo que necesito.

 

Al tocarme reviví.

Fue tu amor lo que me abrió los ojos.

 

CORO:

Y ahora puedo volver a vivir

He sido elegido para correr con el viento

Puedo ir más alto, sé que volaré…

Soy más alto, soy más fuerte, soy mejor que antes.

 

Me derrumbé en la lluvia,

atrapado por la tormenta…

Ahora sé que estoy aquí,

y puedo hacer lo imposible,

puedo llegar a lugares inalcanzables.

 

Es mi tiempo,

me levanto y vivo.

 

Puedo ir más alto, sé que volaré…

Soy más alto, soy más fuerte, soy mejor que antes.

 

CORO:

Y ahora puedo volver a vivir

He sido elegido para correr con el viento

Puedo ir más alto, sé que volaré…

Soy más alto, soy más fuerte, soy mejor que antes.

 

Grcias Karen por ser mi inspiración para ser mejor que antes, sabes que te amo más que a mi vida y perdón por descuidarte tanto por seguir este sueño y por todos los errores que he cometido tratanto de ser más alto, fuerte y mejor que antes, sabes que sin ti no lo sería, gracias a mis alumnos y a todos mis compañeros de IVT por confiar en mí para guiarlos de alguna forma, gracias a mis amigos, a mi familia política por ser parte fundamental de mi enseñanza y por aguantar las noches de desvelo con mis películas inspiracionales, y gracias en especial a mi familia que ahora vive mi sueño más que nunca… jamás olvidaré ese mini teclado y mi primera guitarra, perdón por tantas horas de práctica escuchando mis gallos, por tener que aguantar un millón de veces la misma canción y lo horrible que sonaba al principio.

Ahora es el turno de cada uno el cambiar su destino y el de los demás… Por lo pronto espero que los nuevos proyectos que crearemos en IVT sean un éxito y que todos puedan participar en ellos para cambiar al mundo.

Los quiero con todo mi corazón y gracias por terminar de leer esta historia. Ahora sabrán por qué el Summer Camp puede cambiarles la vida, así es que los espero en el 2013 para vivir una aventura más.

 

Eddie Robson

IVT President

0
Gana la guitarra autografiada del grupo - Elefante
Conoce lo que fue el Summer Camp VUAI 2012 en Holl...
 

Comments 16

Default Blogger
Guest
Lunes, 21 Mayo 2018